Energía Solar

La energía del Sol llega a nuestro planeta en forma de energía electromagnética brindándonos luz, calor y energizando nuestro planeta, moviendo los ciclos y posibilitando la vida. La cantidad de energía que nos llega del Sol diariamente es altísima. El total de recursos fósiles que tiene nuestro planeta equivale a sólo trece días de la radiación solar interceptada por la Tierra. Una vez que esta radiación solar llega a la Tierra, su energía se distribuye desigualmente a través del globo según la latitud. Cuando esta radiación entra en la atmósfera de la Tierra, alcanza su máximo cerca del ecuador y desarrolla un excedente de energía. Por otra parte, como la radiación solar que llega a los polos es menor, se genera un déficit de energía. Para mantener la energía equilibrada en la superficie de la Tierra, el exceso de energía de las regiones ecuatoriales fluye hacia los polos en un ciclo para que la energía se equilibre en todo el globo. Este ciclo se denomina equilibrio energético Tierra-Atmósfera y es el que explica el clima en nuestro planeta. Por esta razón, se puede considerar que la energía eólica y la energía de las olas, por ejemplo, son también formas de aprovechar la energía solar.

El hombre ha desarrollado distintas tecnologías para aprovechar la energía solar, más allá de los ciclos naturales. En este sentido, la agricultura puede considerarse como una tecnología para aprovechar más eficientemente la energía del sol en la producción de alimentos.

En la actualidad, con el desarrollo tecnológico ha sido posible la creación de nuevos dispositivos capaces de transformar la energía solar en electricidad o en generación térmica para diferentes usos hogareños.

La más desarrollada a nivel mundial es la energía solar fotovoltaica utilizada para generar electricidad. Si bien su aporte a nivel mundial hoy en día es bajo (aporta el 1,1%, a la generación mundial de electricidad) este tipo de energía mantiene un crecimiento sostenido.

La capacidad de generación fotovoltaica se ha triplicado en estos últimos cuatro años. En el año 2015 a nivel mundial creció más de 50 GW, lo que sugiere un crecimiento del 28,1% con respecto al año anterior y sitúa a este tipo de energía en una capacidad instalada de 231 GW para comienzos de 2016 y consolidando a energía solar como la tercera fuente de energía renovable más importante en términos de capacidad instalada a nivel global, después de las energías hidroeléctrica y eólica.

El mayor crecimiento en el 2015 provino de los países de Asia y el pacífico, ya que entre China con sus 15,2 GW y Japón con 12 GW registraron más de la mitad del incremento de la capacidad de generación solar en ese año. Por su parte, Estados Unidos se ubicó en tercer lugar con un crecimiento de 7,3 GW.

En lo que refiere a capacidad instalada total, China desplazó a Alemania ubicándose en el primer lugar con 43,5 GW contra 39,7 del país teutón. Les siguen Japón con 35,4 GW, Estados Unidos con 25,6 GW e Italia con 18,9 GW.

La radiación total interceptada por la Tierra anualmente es 5,5 x10*24 Joules y el consumo anual de combustibles fósiles es de 3x10*20 Joules, esto significa que esta fuente de energía alcanza, potencialmente, para cubrir las necesidades de nuestra civilización. El desafío es tecnológico: convertir el flujo de energía solar en energía almacenada para utilizarla en la cantidad y en el momento que la necesitemos.

solar
Ver publicaciones sobre Solar

Los 5 países que pueden influir en los precios del crudo

Los precios del petróleo estuvieron aumentando las últimas semanas y por primera vez desde 2015 perforaron la barrera de los USD 60 el barril. Esto se debió principalmente a que el congelamiento dispuesto entre la OPE...

Entradas recientes

Archivo por Categorias

Archivo por temas