Todavía no podemos escribir el obituario de los combustibles fósiles

Por Víctor Bronstein 

El último informe publicado por la Agencia Internacional de Enegía: World Energy Outlook 2018, que apareció el 13 de noviembre, proyecta que, a pesar del crecimiento sostenido de las energías renovables, los combustibles fósiles aportarán más del 72% de la energía que se consumirá en 2040.

Según el WEO 2018, uno de los informes de pronósticos de energía más importantes que se publica anualmente, la demanda mundial de petróleo alcanzará su punto máximo en 2040, aunque, paradójicamente, una escasez de suministro de petróleo podría surgir antes de esa fecha. Las proyecciones del informe señalan que la demanda mundial de petróleo aumentará en 1 millón de barriles por día (mb / d) cada año hasta el 2025, antes de disminuir drásticamente a 0,25 mb / d a partir de entonces.

 

 

Los vehículos eléctricos ya están avanzando en el sector del transporte, y se espera que se acelere en los próximos años. A mediados de la década de 2020, la AIE dice que la demanda de petróleo alcanza su punto máximo en el mercado de vehículos de pasajeros, incluso a pesar de que las ventas de vehículos aumentarán un 80% hasta 2040. La agencia prevé 300 millones de vehículos eléctricos en los caminos para 2040, que deberían desplazar a unos 3,3 millones de barriles de la demanda de petróleo. Aún así, la demanda sigue creciendo y no alcanza su punto máximo hasta 2040, lo que, en este punto, es una estimación bastante conservadora en el universo de pronósticos de demanda máxima. La razón de esto es que la AIE cree que otros sectores comienzan a adquirir una importancia creciente en el impulso de la demanda de petróleo. Todos piensan que los automóviles y los camiones son la principal fuente de demanda de petróleo, pero en las próximas dos décadas, los productos petroquímicos, la aviación y los camiones pesados representarán la mayor parte del crecimiento de la demanda. Aquí hay algunas cifras clave en el pronóstico principal de la AIE:

Los productos petroquímicos tendrán un crecimiento de la demanda de 5 mb / d, el más grande de todos los sectores. • Los camiones pesados representan un crecimiento de la demanda de 4 mb / d hasta 2040, a pesar de que las eficiencias logísticas y de los vehículos ahorran casi 5.5 mb / d de crecimiento de la demanda adicional. • Las economías en desarrollo sumarán más de 5 mb / d de crecimiento de la demanda de vehículos de pasajeros, pero esto se verá compensado por la disminución de la demanda (en gran parte debido a los vehículos eléctricos) en las economías avanzadas.

Por el lado de la oferta, EE. UU. aportará aproximadamente las tres cuartas partes del aumento de la producción mundial de petróleo hasta 2025, una cifra sorprendente. Pero el shale comienza a desvanecerse en términos de importancia después de esa fecha, y la OPEP recupera su posición como la principal fuente de crecimiento de la oferta. De hecho, la AIE plantea que a pesar de que el shale de EE. UU. sigue creciendo, existe el peligro de que el mercado del petróleo se vuelva excesivamente dependiente de este recurso no convencional. Después de la caída del precio del petróleo en 2014, la industria petrolera recortó drásticamente las inversiones. Esto se ha traducido en menos descubrimientos y menos nuevos proyectos en desarrollo. La inversión global comenzó a aumentar en el último año, pero solo lentamente, y la AIE teme que a este ritmo, el mercado del petróleo pueda verse afectado por un problema de suministro en la década de 2020. La agencia se ha mantenido en esta línea de argumentación desde hace algunos años, y la perspectiva de este año no fue diferente. “Si estas aprobaciones no se recuperan drásticamente de los niveles actuales, la producción de tight oil de EE. UU. tendría que crecer a más de 15 mb / d para 2025 para satisfacer la demanda”, advirtió la AIE. Pero está lejos de ser claro si el shale norteamericano puede alcanzar hasta 15 mb /d. De hecho, el caso base de la AIE considera una producción de shale de EE. UU. con un máximo de 9.2 mb /d a mediados de la década de 2020. Si la inversión en recursos convencionales no aumenta dramáticamente y el shale de EE. UU. no pueden asumir la enorme tarea de crecer a 15 mb / d, “existe una posibilidad real de que los precios aumenten y que haya una mayor volatilidad”, advirtió la Agencia. En general, el mensaje de la AIE es que la demanda de petróleo crecerá en el mediano plazo antes de aplanarse y finalmente alcanzar un pico en 2040. Pero mientras tanto, el déficit en las inversiones de las compañías petroleras podría traducirse en una escasez de suministro a mediados de la década de 2020. En ese caso, el mundo podría enfrentarse a una crisis energética impensada, ya que el petróleo y los demás combustibles fósiles proveen más de 2/3 de la energía global.

Compartir: