Nuevos vientos del Uruguay

Uruguay apunta a ser uno de los países  del mundo con mayor porcentaje de energía eólica en su oferta energética. Los recientes anuncios de inversiones para el sector apuntan a consolidar el crecimiento sostenido durante los últimos en esta dirección.

Según el Balance Energético Preliminar 2014 publicado por la Dirección Nacional de Energía (DNE), que depende del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) del Uruguay, los aportes de la energía eólica implican actualmente 732,5 GWh de los 11. 701 GWh que componen la oferta total de energía uruguaya.

Según la DNE, en este pequeño país de 3,3 millones de habitantes, la energía eólica aporta hasta el momento unos 530 MW operativos. De esta cantidad  más de 400MW se incorporaron en 2014. Ello implicó un crecimiento de la participación de la energía eólica en la matriz de generación eléctrica uruguaya del 1% al 6%. La proyección es que para 2016 se alcancen a generar entre 1200 y 1500MW a partir de la fuerza motriz del viento. A fines de ese año, se estima que el 30 % del abastecimiento en electricidad a nivel nacional será proporcionado por la energía eólica. Si esto se concreta, Uruguay estará entre los países del mundo con mayor importancia relativa del viento en la generación de electricidad, junto con Alemania, España y Dinamarca.

Figura1: En estos cuadros podemos observar la evolución de la potencia instalada y la generación de electricidad en Uruguay. Fuete: Balance energético preliminar 2014(MIEM)

Los recientes anuncios del gobierno que encabeza Tabaré Vázquez  consisten en un plan de inversiones para los próximos cinco años por más de 12.000 millones de dólares en obras de energía e infraestructura para mejorar las capacidades productivas del país, según informa el sitio web de la Presidencia. El sector de la energía recibirá 4.230 millones de dólares, de los cuales 1.740 millones (más de 40% del presupuesto anunciado) corresponderán a contratos para el desarrollo de fuentes eólica, solar y de biomasa. El resto se distribuirá entre inversiones de las empresas públicas de electricidad y de petróleo, una planta regasificadora que se está construyendo y en la mejora de las líneas de transmisión eléctrica.

Cabe recordar que el impulso al desarrollo de la energía eólica forma parte de La Política Energética de Uruguay 2005-2030, aprobada por el Poder Ejecutivo en 2008. Dentro de los lineamientos estratégicos,  se estableció para la oferta de energía la diversificación de fuentes, buscando fomentar las energías autóctonas, y en particular las renovables, con el objetivo de depender menos de las importaciones de petróleo. En 2008 se realizaron los primeros llamados a interesados y en el  2011 empezaron las adjudicaciones. Finalmente, en 2013 empezó la construcción de los parques eólicos.

93% de electricidad renovable

Si se suma la contribución de la energía eólica a los importantísimos aportes de la energía hidráulica en el Uruguay,  que aporta más de dos tercios del total,  con un 74%,  y la biomasa, 13%,  todas las energías renovables juntas totalizaron en 2014 un 93% de participación en la matriz de generación eléctrica del país, mientras que solo el 7% de la electricidad se generó a partir de combustibles fósiles.

Figura2: En estos cuadros observamos la generación de electricidad por fuente de origen. Fuente: Balance energético preliminar 2014 (MIEM)

Uruguay es un país que históricamente tiene una alta participación de la energía hidráulica en su matriz de generación eléctrica, por lo cual es muy dependiente de las condiciones de hidraulicidad. Por ejemplo, las sequías de los últimos años han dejado un nivel peligrosamente bajo en los embalses uruguayos, y como resultado, las centrales hidroeléctricas han tenido dificultades para satisfacer la creciente demanda energética del país.  Cuando suceden este tipo de fenómenos hay una mayor participación de la electricidad generada a partir de derivados de petróleo de origen importado. La alternativa de ampliar la participación de la energía eólica implica la posibilidad de cubrir esta necesidad con un recurso autóctono, y reducir así las importaciones de hidrocarburos.

En 2014 Uruguay logró abastecer la demanda doméstica de electricidad sin tener que recurrir a la importación de electricidad por segundo año consecutivo, situación que no ocurría desde hace más de 20 años, según datos del Balance Energético. Además vendió energía excedente a Brasil y Argentina, lo cual le generó en 2014 ingresos superiores a los 35 millones de dólares. Uruguay importó energía por última vez en octubre de 2012 desde Argentina, cuando una fuerte sequía disparó los costos de generación.

La distribución por sector de consumo ha sido similar en los últimos años, siendo para el 2014 la siguiente: Residencial (40%), Industrial (29%), Comercial/Servicios/Sector público (28%) y Agro/Pesca/Minería (3%). Cabe destacar que la electricidad es la principal fuente de consumo en los sectores Residencial y Comercial/ Servicios/ Sector público.

¿Habemus petróleo?

La creciente participación de las energías renovables para la generación eléctrica no se replica en la matriz de energía primaria de Uruguay, fundamentalmente por la importancia de los hidrocarburos para el sostenimiento del sistema de transporte.

Uruguay es un país netamente importador en cuanto a hidrocarburos y no posee producción ni reservas de petróleo, gas natural y carbón, por lo que importa casi el total de lo que consume, principalmente desde Venezuela y Ecuador, entre otros.

Esta situación podría cambiar luego del anunció en enero pasado del hallazgo de 20 “trampas”,  es decir potenciales depósitos de petróleo, en el centro y noroeste del país, en las localidades de Salto y Piedra Sola. Actualmente, se están realizando los trabajos de exploración y  aún no se sabe si efectivamente hay petróleo, pero la expectativa es creciente. A su vez, Uruguay busca petróleo en el mar, estimulado por pistas geológicas y por los grandes hallazgos de presalt en la vecina plataforma continental brasileña. Los primeros estudios, aunque alentadores, son insuficientes hasta el momento.

"Sí, por supuesto, estamos buscando petróleo", afirmó a Reuters Ramón Méndez, Director de la DNE entre 2008 y 2015, ya que para el transporte principalmente seguirá siendo indispensable por mucho tiempo. "¡Es una cuestión de supervivencia!", concluye.

 

Foto: http://www.energiaeolica.gub.uy/index.php?page=parque-eolico-palmatir

Compartir:

El barril de petróleo entre un piso de US$ 40 y un techo abierto

El mercado se ha equilibrado en estas últimas semanas, sin embargo la actual estructura de producción global de petróleo genera incertidumbres hacia el futuro. A comienzos del siglo, el petróleo convencional comenzó...

Entradas recientes

Archivo por Categorias

Archivo por temas