El coronavirus paró al mundo, ¿ya no necesitamos el petróleo?

Por Victor Bronstein Un alineamiento de varios factores hundió el precio del barril de crudo en EE.UU. como nunca se había visto.

Este lunes, el mundo se vio sorprendido porque el precio del petróleo en EE.UU. alcanzó valores negativos. El WTI, que es el mercado donde se negocia el crudo producido en ese país, alcanzó un valor de -37 dólares. Cuando algo tiene precio negativo significa que hay que pagar para que alguien se lo lleve, una operación inversa a cualquier compra.

Esto ocurre, por ejemplo, con la basura. Pero el petróleo no es basura, todo lo contrario, es el recurso maestro de nuestras sociedades, es la fuente de energía irreemplazable e imprescindible y lo seguirá siendo por varias décadas más. El 70% del crudo se utiliza en el transporte y el 95% del transporte se mueve con derivados del petróleo. Sin petróleo se para el mundo y por eso el petróleo trascendió las cuestiones económicas y fue siempre fuente de conflictos, guerras e invasiones.

El Covid-19​ invirtió los términos. En un mundo parado, no hace falta el petróleo. Obviamente, el mundo no se ha parado totalmente y por eso todavía se necesita el petróleo, aunque en una cantidad muchísimo menor ya que la demanda se ha derrumbado en alrededor de un 30%, desestabilizando los mercados y generando una caída abrupta en los precios del crudo.

Los distintos actores del mercado mundial tomaron medidas ante esta situación. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anunció el domingo por la tarde las características del acuerdo para reducir la producción en 9,7 millones de barriles por día (MMbpd) del 1° de mayo al 30 de junio, luego en 7,7 MMbpd del 1° de julio al 31 de diciembre y en 5,8 MMppd del 1° de enero de 2021 al 30 de abril de 2022. Sin embargo, esto parece no haber alcanzado y los precios siguieron en caída libre.

El precio del petróleo se fija a partir de dos grandes mercados, el WTI que es el mercado de EE.UU., y el Brendt, que es el mercado del Mar del Norte que utiliza como referencia nuestro país.

Este lunes, el Brent cayó un 6,5% ubicándose el crudo en 26,10 dólares, mientras que el WTI tuvo una caída de casi el 300%, cerrando a -19,90, algo inédito e impensado.

Esta situación se dio por un alineamiento extraño de ciertos planetas: la baja de la demanda, las limitaciones del almacenamiento, la sobreproducción y los contratos de futuro que hicieron que los compradores de esos contratos debieron vender estos contratos por petróleo ahora o recibir la entrega física del crudo a fines de mayo.

Los traders que comercian barriles de papel no están capacitados para recibir la entrega física del petróleo. Los compradores de estos contratos deben vender estos contratos por petróleo ahora o recibir la entrega física del petróleo a fines de mayo. Por supuesto, un ETF como la USO que comercia con barriles de papel no está ansioso por recibir la entrega física de cualquier cantidad de petróleo, incluso si pudieran encontrar un lugar para almacenarlo. Debieron deshacerse de su petróleo, y debieron hacerlo sin importar el precio.

¿El resultado? Un precio negativo para el petróleo. Sin embargo, esto no afectará a nuestro país y tampoco al mundo. Más temprano que tarde, el petróleo recuperará su valor.

Medio: Clarín

https://www.clarin.com/opinion/coronavirus-paro-mundo-necesitamos-petroleo-_0_Jfn0w2iRc.html

Compartir:

Ecología de las Fuentes de Energía

Más allá del drama por las muertes provocadas por el COVID-19 y los estragos ocasionados en la economía global, la pandemia también está desafiando el sistema energético mundial. Por un lado, la industria del pe...

Entradas recientes

Archivo por Categorias

Archivo por temas