El ajuste en las tarifas no oculta las distorsiones del sistema

Como en tantos otros campos, en materia energética la Argentina se mueve en un marco de gran volatilidad, reglas confusas y a veces hasta discrecionales. En pocas semanas los argentinos pasaron de pagar tarifas mínimas por el consumo de electricidad, de gas y agua a facturas que se multiplicaron por 10, con picos de hasta 1.500% de aumento. El fuerte reclamo social –y las presentaciones ante la Justicia- llevaron al Gobierno a fijar el tope de 400% para las tarifas residenciales de gas y 500% para las pymes.

No obstante, se descuenta que tarde o temprano habrá nuevos ajustes para que las tarifas reflejen más acabadamente los costos de producción, al menos en el caso de la electricidad y el gas. La tarea no es sencilla, porque en el fondo se trata de desarmar un entramado de distorsiones que la estructura energética del país acumuló a lo largo de más de quince años.

“En la Argentina el Gobierno fija el precio del gas en boca de pozo”, explica Víctor Bronstein, titular del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad, y recuerda que ese precio “estuvo congelado en alrededor de 2 US$ el millón de Btu, que es la medida internacional del gas (MM Btu), pero por el gas nuevo se pagaba 7,50 US$/MM Btu para incentivar Vaca Muerta”, y dice que “hoy se paga en promedio 5 US$/MM Btu”.

Hay que considerar que no es lo mismo el costo de electricidad que de gas pero además, cada uno tiene segmentos con distinto tipo de regulación. Está el precio del gas en boca de pozo que fija el Gobierno pero también el gas importado (unos 4 US$/MM Btu) y el gas licuado que viene por barcos a 5,8 US$/MM Btu más un dólar la regasificación. Además, se suma el costo del transporte por redes troncales (TGN y TGS) y la distribución (Metrogas y otras) que tuvo ajustes parciales en 2014.

En el caso de la electricidad, en la generación rige una competencia no regulada desde los años 90, mientras que en transporte (líneas de alta tensión) y distribución (Edesur, Edenor, etcétera) “hay monopolios naturales regulados”, señala Bronstein. Todo esto produce dificultades al momento de definir el costo de generar energía y fijar las tarifas. Allí fue donde entró el Estado con los subsidios.

“En la Argentina no entendemos que lo barato sale caro, no hay idea de la magnitud de las distorsiones acumuladas a lo largo de más de diez años, con una inflación de 700/800% y tarifas que no se tocaron”, asegura el ex secretario de Energía, Daniel Montamat. Comparte la política tarifaria y dice que “ahora estamos corrigiendo el rumbo” porque hay que entender que en pocos años “nos consumimos el capital energético”.

Bronstein considera que “antes con los subsidios a la oferta (en luz y gas) teníamos tarifas a la mitad o la tercera parte de otros países de la región” y señala que “no se estudió bien el problema de pasar de subsidiar la oferta a subsidiar la demanda, hubo un salto al vacío”.

Respecto del aumento de tarifas, el ex secretario de Energía, Emilio Apud, asegura que “lo peor que puede hacer el Gobierno es resignar el objetivo de pagar por la energía lo que vale” y estimó que “no se sale fácil de una situación crítica como la del sector energético”.

“Se dejó de producir durante años, se tienen que dar más incentivos para producir”, señala Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis, y destaca el costo de “haber congelado las tarifas por tanto tiempo”. Incluso ahora con el tope de 400% de aumento “no hay incentivos para reducir el consumo de gas”.

“Durante años nos dijeron que en Argentina la energía era abundante y barata y la gente miró para el costado”, explica Apud. Por si quedaba dudas de la coyuntura que enfrenta el país, Montamat señala que “la energía es escasa, y como todo bien escaso, es cara”.

Hasta antes de los aumentos, la Argentina tenía tarifas por debajo del resto de la región. El último relevamiento de precios de la energía, elaborado por Montamat & Asociados, informa que el Índice Monitor de Precios de la Energía (IMPE) que mide las distorsiones promedio de los precios de canasta energética argentina refleja en marzo “desajustes promedios en los precios locales en torno al 41% respecto a la región y el mundo”.

Esto se da en los tres mercados energéticos. Mientras el petróleo y sus derivados se mantienen por encima de los valores de referencia y cotizan 18% más que en otros países de la región, la canasta de bienes y servicios vinculada al gas natural “cotiza al 39% del valor total de referencia”. Por su parte, la cesta de servicios eléctricos “es la que más desacoplada se encuentra de la referencia regional, representando solamente el 26% del valor total de referencia promedio”, señala el documento.

El informe de Montamat prevé “una disminución mayor en los desajustes comparativos de precios en las cadenas de gas natural y electricidad en los próximos meses”. Aunque el informe no lo aclara, se presume que detrás de esta reducción estaría la reformulación tarifaria integral que el Gobierno espera realizar a partir de octubre próximo, contemplando la convocatoria a audiencias públicas como parte del proceso.

El informe de Montamat destaca que en el mes de marzo la tarifa de gas natural residencial costaba en Argentina $1,23 por m3, mientras que en Brasil equivalía a $20,56 y en Chile $12,29. Por su parte, la tarifa industrial de gas natural estaba en $2,39 el m3 en nuestro país, frente $6,95 en Brasil y $4,66 en Chile.

Pero las distorsiones no sólo estaban en la comparación regional, también regían diferentes tarifas según zonas geográficas beneficiadas con regímenes especiales. Los casos paradigmáticos son la Patagonia y el AMBA que ahora enfrentan incrementos mayores por la doble vía de la quita del subsidio y el incremento de las tarifas.

Aunque el Gobierno aplicó la tarifa social, ésta sólo contempla a los consumidores que utilizan gas por redes, no envasado en garrafas. Mientras la tarifa promedio para gas natural por redes estaba en marzo en $1,23 el m3 para unidades con bajo consumo, el precio del gas licuado en garrafa llegaba a $7,29 el m3.

Original: http://www.ieco.clarin.com/ajuste-tarifas-oculta-distorsiones-sistema_0_1613838731.html

Compartir:

Reflexiones sobre población, recursos y la economía basada en la fe

Por Matías Lagraña   Desde el Club de Roma a la actualidad. Los años de la posguerra fueron de un extraordinario crecimiento económico y también poblacional sustentado en el petróleo ...

Entradas recientes

Archivo por Categorias

Archivo por temas